miércoles, diciembre 07, 2005

Combate en Viernes

¿Y sí asesino mi ternura?
¿Y sí rechazo el amor?
¿Y sí temo a la aceptación?

Nunca dejará la estupidez a mí ser. Nunca llegará el calor de su perdón. Mis huesos apestan a la derrota y me volví tan sólo el peor en lo que mejor creí hacía.

Las manos hinchadas, la mente nublada y el alma cortada… así me dejo después del combate. Sentir un palazo en la cabeza puede que sea más agradable.

Característico de mí y abrazar la derrota en un chasquido que electrocuta mi cuerpo sin parar. He terminado agotado de la jornada y ni siquiera he visto la más dura de tus armas.

Fue cosa de segundos para que brotara en cólera. Mi cielo rojo y herido esta, no tengo la cura aunque me arrodillare para que mejores tiempos nos rocíen de nuevo con miel y fresas.

¿Y si asesino mi ego?
¿Y sí rechazo el odio?
¿Y si temo a tu belleza?

Nunca dejaré de luchar por tu piel. Nunca pisaré en falso contigo. Mis brazos hambrientos de tu cintura están, pero ahora ya todo se ve lejano y por hoy rezar es la mejor opción.

Todas las balas me pueden herir pero tu indiferencia me rematará. Un tenebroso carnaval de sonrisas falsas nos seguirá en viernes social.

La respuesta estuvo en mis manos. Me da miedo tu reacción porque sé que aunque te pida perdón, para esta hora tu amor ya me abandonó.

1 comentario:

ezkolapya dijo...

no mames!!!! estas bien claveles verdad??? ya wey es poco a poco, pero esta chido.