domingo, febrero 01, 2009

El concepto de industria cultural de Max Horkheimeir, reflejado en el reguetón.

Max Horkheimer fue un filósofo y sociólogo alemán, crítico de la Ilustración y de la filosofía marxista, y un profundo estudioso de las tesis de Kant, Nietzche y Freud. Con sus importantes críticas a la sociedad, Horkheimer aportó interesantes estudios sobre los Medios de Comunicación y su forma de operar, es así querido lector que me permití traer a usted uno de los más importantes conceptos de Horkheimer, es decir; "La industria Cultural" para aterrizarlo al contexto de América Latina y su nada brillante "Reguetón"... pásele y no tema a la lectura... y mucho menos a la filosófica...
____________________________________________________

En la actualidad, las ciencias sociales representan una diversidad de ideas tales que han originado un número bastante amplio de teorías que tratan desde diferentes perspectivas dar explicación al comportamiento individual y colectivo del hombre. Desde la perspectiva de algunas de éstas teorías sociales, la cultura se da en función de las condicionantes gestadas dentro de la sociedad en que se desarrollan, provocando que aquellos individuos que conforman dicha sociedad vayan haciendo una construcción paradigmática de su propio entorno. De esta manera, siguiendo esas operaciones sociales en las que el razonamiento y la praxis encaminan a las sociedades hacia diferentes rumbos, los sujetos van creando cierto paradigma de acuerdo a las libertades y limitaciones que su contexto social les permite.

Dentro de este marco en el que se tratan de explicar los diversos comportamientos sociales, los medios de comunicación juegan un papel fundamental; ya que como lo plantea Max Horkheimer en su obra Dialéctica del Iluminismo, mediante un análisis aplicado al cine y a la radio; Horkheimer denominó a éstos medios como industria cultural considerándolo como factor primordial dentro de las transformaciones sociales y productor de ideologías sistematizadas.
La tesis de éste concepto plantea que, toda cultura bajo el dominio monopolizado de una industria cultural tiende a ser idéntica u homogenizada, así mismo; Horkheimer propone que los productos derivados de dicha industria no necesitan darse necesariamente como arte, sino que esa ideología predominante en la sociedad, insertada a través de los productos mediáticos de dichos medios; les sirve como negocio que legitima la deficiente calidad en la producción de lo que realizan .

Hoy en día es fácil que se puede situar a cualquier medio de comunicación dentro de esta propuesta planteada por Horkheimer, ya sea electrónico o escrito; ya que los medios se han consolidado no solamente como una fuente de inmensurable información, sino como industrias que han mecanizado tanto sus contenidos como a sus receptores, o para efectos de la industria; sus consumidores. Es así que dentro de esta problemática generada a partir de la diversidad productiva generada en algunos medios electrónicos de comunicación, haré un breve análisis comparativo de algunas concepciones de Max Horkheimer con respecto a la industria cultural, tratando de situarlos dentro del estilo musical denominado como reguetón.

Independientemente al origen de este género, el reguetón ha sido uno de los productos que constantemente se ha explotado en los medios electrónicos desde hace un par de años, ¿pero porqué ha causado tanto interés por parte de los medios para continuar copiado un producto que en esencia, se ha reciclado desde que se presentó al público mexicano?. Horkheimer afirma que los clichés surgieron a partir de la necesidad de los consumidores, es decir; por la exigencia de querer ser aceptados socialmente, y dentro de este ciclo de manipulación y necesidad es donde el sistema de los medios, se reafirma cada vez con mayor fuerza.
De la misma manera, el reguetón al basar la imagen de sus principales exponentes donde se denota derroche de bienes materiales, fama, sumisión del sexo opuesto, y en general vidas completamente despreocupadas; se logra acaparar la atención de un gran público enajenado previamente por las construcciones sociales de lo que entienden por éxito.

Por otra parte, la letra de esta música hace referencia a situaciones sexuales en las que regularmente la mujer es puesta como un objeto de placer, y en ocasiones hasta llegan a ser denigrantes para algunos sectores de la sociedad, sin embargo; el ritmo repetitivo y pegajoso hace que el público digiera rápidamente y memorice de manera sencilla las letras de casi cualquier canción de reguetón. Esta temática constante en dichas melodías, puede ser otra de las virtudes por las cuales las industrias culturales se continúan interesando en reciclar éste tipo de música, ya que aún no existe ningún cantante de reguetón que incite a una crítica reflexiva sobre los contextos desarrollados principalmente en América Latina, lugar geográfico en el cual se desarrolla principalmente el reguetón.

Otro de los grandes atributos por los que las industrias culturales siguen echando mano del reguetón son las grandes sumas de dinero que deja como ganancia la venta de discos, ya que tan sólo en 2007 uno de sus principales exponentes, Daddy Yankee; vendió 6 millones de copias alrededor del mundo. Este tipo de industrialización cultural representa una de las principales preocupaciones por parte de los filósofos de la Escuela de Frankfurt, ya que uno de sus principales postulados se enfocaba en estudiar la obtención de ganancias a partir de la producción. Por lo tanto, esta venta masificada de un producto cultural, se ve esquematizado bajo todo un plan de mercadeo como bien lo señala Horkheimer “la industria realiza el esquematismo como el primer servicio para el cliente” evidenciando así, que cualquier medio de comunicación que promociona éste tipo de música funciona de la misma manera que cualquier empresa manufacturera, de servicios, o de cualquier otro giro comercial.

La tesis de éste concepto plantea que, toda cultura bajo el dominio monopolizador de una industria cultural tiende a ser idéntica u homogenizada, así mismo Horkheimer plantea que los productos derivados de dicha industria no necesitan darse como arte, sino que únicamente la ideología les sirve como negocio que legitima la deficiente calidad en lo que realizan de manera deliberada.
Con ello se explica la difusión e interés recibido por parte de estas “fábricas culturales”, que obtiene este género musical debido a sus letras sexistas, soeces y sin coherencia con un discurso crítico, razonable o coherente con el contexto político, económico y social de Latinoamérica.

Los métodos de las industrias culturales suelen ser muy sutiles para incitar al consumismo de sus productos, aún la adquisición de ello represente un perjuicio hacia éstos últimos. Tal como lo señala Horkheimer citando a Tocqueville, las industrias culturales, particularmente las que se conciban como monopolios; tienen como verdadera intención un beneficio a cualquier costo:

`la tiranía deja libre el cuerpo y embiste contra el alma. El amo no dice más: debes pensar como yo o morir. Dice: eres libre de no pensar como yo, tu vida, tus bienes, todo te será dejado, pero a partir de este momento eres un intruso entre nosotros´.

Horkheimer plantea a partir de esta premisa que a los individuos que se niegan a cualquier tipo de práctica cultural por concebirlo como un agente dañino para sí mismo, están condenados a ser aislados o rechazados y así, llegar a convencerlo de que al negarse a los medios o a la industria cultural, no obtendrá ningún beneficio social, dando como resultado que tarde o temprano; todos los individuos se terminen por adherir a sus prácticas de industrialización mediática. De esta manera como cualquier negocio, las televisoras, radiodifusoras, disqueras, o cualquier empresa que se pueda beneficiar del reguetón; se encargara de dirigir cada uno de sus productos a todo tipo de consumidor, funcionando bajo los mismos parámetros que una agencia de mercado, ésta industria cultural hace sus distinciones enfáticas tal y como lo plantea Horkheimer:

“Para todos hay algo previsto, a fin de que ninguno pueda escapar; las diferencias son acuñadas y propagadas artificialmente. El abastecimiento del público con una jerarquía de cualidades en serie sirve sólo a una cuantificación tanto más compacta. Cada uno debe comportarse, por así decirlo, espontáneamente de acuerdo con su `nivel´, que le ha sido asignado previamente sobre la base de índices estadísticos, y echar mano de la categoría de productos de masa que ha sido fabricada para su tipo”.


Con esta aseveración de Horkheimer, puede afirmarse abiertamente que los medios de comunicación se han encargado de transformar gran parte de sus contenidos en simples mercancías ofrecidas para todo tipo de consumidor, con la única finalidad de mantener un letargo intelectual que tiene como objetivo continuar alimentando el sistema neoliberalista que nos rige en la actualidad y que así mismo, procura institucionalizar de manera industrializada toda la cultura de las diversas sociedades del continente americano.

___________________

Para la elaboración de este breve ensayo fueron consultados:

- Dialéctica del iluminismo. Max Horkheimer y Theodor W. Adorno. Argentina 1969
- Dialéctica de la Ilustración. Max Horkheimer y Theodor W. Adorno. México 1994
- Estado autoritario. Max Horkheimer. Editorial Itaca. México 2006
- Diccionario crítico de Ciencias Sociales. Escuela de Frankfurt: Primera Generación. Blanca Muñoz. Universidad Carlos III de Madrid.
- La Escuela de Frankfurt y la Crítica a la Modernidad. Una Introducción al pensamiento de Max Horkheimer y Herbert Marcuse. Gina Zabludousky. Universidad Nacional Autonóma de México. 1996

6 comentarios:

Signo de la Espada dijo...

Siempre he despreciado al reggaeton y lo he concebido como un signo de que nos hemos vuelto más consumistas, al grado de homogenizarnos.

Es horrible. Es casi esclavizante.

Excelente ensayo, felicidades, de verdad, nunca había visto una crítica tan elaborada contra el leggeaton.

d.rodríguez. dijo...

Hola Perrozombie; me agrada bastante el desarrollo crítico que compartes en este ensayo, además de no ser nada fácil el entrarle a Horkheimer. Partícularmente no tengo nada en contra del reggetón y no me molesta que las chicas se sientan sexys bailandolo, pero estoy de acuerdo que el contexto cultural planeado por la industria es esencial para el consumo "necesario" de ciertos sectores, pues estarás de acuerdo en que los individuos de coyoacan que acuden a los cafés de gente "culta", no son adeptos al reggetón.
Sin embargo, los chavos de clases bajas que consumen toda la imagen del "reggetonero" tienen características tan marcadas por el barrio que los determina.

Mi enfoque asiente sobre una "heteronomía en el consumo" (es decir, no somos totalmente autónomos a la hora de elegir lo que consumo), pero además, necesitamos consumir por nuestra naturaleza estética. Nuestro universo está formado de imagenes, signos , colores, sabores, arómas... que tendríamos que llenar de contenido...

por eso nuestros contenidos son mediáticos, no "intuiciones intelectuales" como eseveró kant en contra de Descates.


Un saludo hermano!!

MARINA dijo...

TE ADMIRO ADMIRO A MADRES CARIÑO!!!

Crónicas incompletas de una Estrella en fuga dijo...

Si lo que quieres es emitir un juicio de valor totalmente sesgado por una visión elitista de "lo cultural", que distinguia en particular a Horkheimer y a Adorno, me parece que ni siquiera eso has logrado pues las críticas de aquellos dos intelectuales, además de ser mucho más eruditas que las tuyas, están insertas en un contexto que dista mucho de ser neoliberal y mucho menos el que tu con tanta pretensión criticas.
Por otra parte, me parece que caes en un lugar común al intntar explicar la mal llamada "cultura de masas" a través de su importancia dentro de un sistema de producción económico, parece que no lo sabes, pero la sociedad y los agentes son mucho más complejos que una masa amorfa de sujetos intelectualmente aletargados y lo que es aún más gracioso, aletargados gracias a la voluntad de no sé que titiritero misterioso e impersonal (medios de comunicación como tu lo llamas) que concientemente crea una situación de dominación y subsunción intelectual sobre pobres sujetos que no presentan el mínimo rasgo de racionalidad de manera que me parece que para nada eso sirve como una explicación. La pregunta aquí es si recuerdas lo que decía Horkheimer sobre los filosofandros como tú que con pretensiones de intelectual consumian la cultura que de ser más elevada pasó a manos del capital convirtiéndose en libros de bolsillo.
Así que antes de emitir juicios de valor sobre la cosificada y aletargada "masa consumista" sería bueno que pensaras un poco que gracias a "comentarios" reduccionistas y poco informados como el tuyo, nadie toma en serio a la ciencia social. Comentarios con nivel de preparatoria que nada aportan y sólo nos llevan, insisto, a lugares comunes o de moda, aunque esto último no es tu caso, pues esas explicaciones se terminaron hace ya algunas décadas.
Saludos

paulurak_hai@hotmail.com

PerroZombie dijo...

@tod@s: agradezco sus comentarios, positivos y negativos son todos bienvenidos... ya he discutido con cada un@ de ustedes los diferentes puntos de este ensayo... sin embargo, agradezco nuevamente que se hayan tomado la molestia de leerlo, asimilarlo y críticarlo

@Marina: yo también te admiro, nena ! gracias por tu apoyo!

Anónimo dijo...

Interesante critíca a un ritmo de moda. Gracias por compartirlo