martes, junio 09, 2009

Yo... voto

A poco menos de un mes de que se realice el proceso electoral en el que se “renovarán” las diputaciones federales en México, el incesante bombardeo mediático que realizan todos los Partidos Políticos y la situación político-económica-social imperante de nuestro país han terminado por darme el veredicto final de saber qué hacer con mi voto.

Parte del ambiente politiquero nacional, se encontró bastante bien resumido por las letras de Hugo García Michel las cuales aparecieron en su columna Cámara húngara en Milenio Diario, y que me permito citar tal cual fueron escritas:

¿Cómo soportar a la familia que ríe histéricamente porque el gobierno le va a pagar sus medicinas (Partido Verde) o a la ex cocinerita diabólica ahora convertida en directora de videoclips (PRD)? ¿De qué manera aguantar por más tiempo al jovenazo que se volvió loco y se viste de payaso porque “estaríamos mejor con López Obrador” (Convergencia) o al Místico, quien con su voz tipluda ha decidido apoyar no a los candidatos blanquiazules sino al gobierno de Felipe Calderón (PAN)? Lo mismo podemos decir de los anuncios del PRI, de Nueva Alianza o del PSD (aunque este partido al menos propone algo concreto, como legalizar las drogas para acabar con la violenta guerra contra el narco)(1).

Así es como abiertamente expreso mi decreto y declarar a este blog (una vez más y con mayor razón), completamente apartidista y publicar:


... y sépase de paso también que...


__________________________________________
(1) También se puede leer la columna de García Michel por aquí

2 comentarios:

Signo de la Espada dijo...

Eso chingao!! Yo tambièn voy a anular mi voto. Voy a votar por perrozombie

malbicho dijo...

esta iniciativa está creciendo mucho -y qué bueno-, también la de abstenerse del todo, no por abulia o apatía sino para no legitimizar el gasto que se hace para toda la parafernalia electoral

yo voy a ser funcionaria de casilla, y voy a buscar que de alguna forma se den a conocer los votos anulados pues esa es la única debilidad que la iniciativa tiene, que no pueden contabilizarse y que se perderían entre los votos anulados por varias otras razones