lunes, abril 13, 2009

La eterna historia moderna de América Latina

Para el momento en que esto se escribe, el mandatario de Bolivia Evo Morales está cumpliendo 4 días de huelga de hambre. Esta medida la optó para advertir sobre los constantes intentos estadounidenses y de la derecha fascista boliviana, de acabar con su vida debido a las medidas políticas y económicas a las que recurrió desde que tomó las riendas de aquel país sudamericano. Estas acciones han sido un golpe de estado civil y recientemente, la oposición presentada ante una ley que garantiza los comicios de aquel país.

El presidente Morales advirtió que si algo le sucede a él o al vicepresidente Álvaro García Linera sería culpa directa de la embajada norteamericana asentada en su país, que aunque no se han presentado pruebas de ello, Morales no se contuvo al indicar dicha acusación.

Con esta situación, Evo Morales obtuvo el aliento del presidente venezolano Hugo Chávez vía telefónica en lo que se comparó al atentado vivido en Venezuela el 11 de abril de 2002. Asimismo se mencionó que Fidel Castro también se encontraba al tanto y pendiente de la situación en Bolivia.

Con todo ello también citaré a la situación vivida por el pueblo chileno el 11 de septiembre de 1973 donde a manos de Augusto Pinochet apoyado por el gobierno del expresidente Richard Nixon y la CIA, derrocaron a Salvador Allende; situación que la historia y la misma sociedad chilena han juzgado como una de las dictaduras más atroces de nuestros tiempos. Las tácticas de “conquista” no fueron muy diferentes a las vividas en Iraq en donde la quema de libros, amedrentamiento hacia la oposición e intimidación civil, fueron el sello característico de esos conflictos.

Regresando al contexto actual de Bolivia y generalizándolo en gran parte de América Latina, los Estados Unidos han visto con buenos ojos desde hace tiempo echar mano de los recursos petroleros de Venezuela, el mantenimiento de la mano de obra barata de todos los migrantes ilegales que ven en E.U. su única oportunidad, la extracción de recursos naturales en México, y en general el control mercantil de toda la parte centro y sur del continente americano.

Si bien la economía norteamericana tiene cierto control sobre la mayor parte de América, ¿por qué pone especial énfasis sobre Bolivia? Históricamente Cuba ha sido la contraparte del capitalismo norteamericano y la principal referencia del socialismo en nuestro continente, así como también Venezuela desde que Hugo Chávez tomó el mandato de aquel país y tal parece que ahora, Evo Morales representa esos cambios que llevarían a Bolivia a catapultarse como la tercera nación en resistencia total al capitalismo voraz de E.U. con las diversas medidas políticas y económicas en las que se ha ido disminuyendo la influencia monetaria que existe sobre la economía boliviana.

Por ello es que la administración norteamericana siguiendo los principios de la doctrina Monroe la cual exponía ante el mundo su apropiación del continente americano, no quiere ceder terreno ante lo que podría llegar a incrementar un “bloque” conformado por gobiernos de izquierda y que ofrezcan una resistencia real ante el capitalismo voraz y desmedido del país de las barras y las estrellas.

Contrario a este probable bloque Cuba-Venezuela-Bolivia, las administraciones anteriores de distintos países latinoamericanos han buscado el enriquecimiento desmedido tanto para ellos mismos como para los mismos norteamericanos vía acuerdos económicos y diplomacia corrompida y turbia. Sin tomar consideración alguna, las medidas acatadas han variado desde la vida misma de los pueblos hasta la estabilidad económica de los países que gobiernan como por ejemplo el caso de Alberto Fujimori en Perú (1990-2000), el antes mencionado Augusto Pinochet en Chile (1973-1990), Salvador Jorge Blando en República Dominicana (1982-1986), Carlos Menem en Argentina (1989-1999), Juan María Bordaberry de Uruguay(1972-1976), el brasileño Fernando Collor de Mello (1990-1992), Luis Echeverría en México (1970-1976) y Luis García Meza en la misma Bolivia (1980-1981), así como un largo etcétera, han manchado la historia de América Latina de impunidad y sangre, pero llenado las bóvedas de la Reserva Federal de Estados Unidos de generosos ingresos.

Dice un adagio popular que los pueblos que no conocen su historia, están irremediablemente condenados a repetirla y en este caso pareciera que nuevamente el gobierno estadounidense arremeterá con su voluntad en Bolivia. En un momento de respiro pareciera que la llegada de Barak Obama a la Casa Blanca pondría un alto a dicha situación, sin embargo Obama obedece a los mismos intereses de sus predecesores; es decir, a los de la Iniciativa Privada, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, haciendo nuevamente de América Latina su “caja chica” y campo de “gotcha” particular.
________________________________________
Mayores datos:


Tecnoculto


Golpe de Estado en Chile


Venezuela: una política petrolera con objetivos sociales


Bolivia. Desarrollo de recursos naturales


Yahoo Noticias


Informativos Telecinco

1 comentario:

Signo de la Espada dijo...

cuando va a llegar el día que el fmi y el banco mundial nos dejen de amagar con putadas??

Pinche doctrina monroe es más anacrónica aun que los "revolucionarios" pro cubanos que andan rolando por ahí